sábado, 4 de febrero de 2017

La manipulación interesada en el informe pericial de un cirujano vascular de Ourense en el caso de la gimnasta de Vigo que sufrió la amputación de una pierna.

   Lo que voy a explicar aquí se expuso en el juicio celebrado hace dos semanas a puerta abierta, por lo que es público. Simplemente voy a aclararlo, a petición de algunas personas.
   El Juzgado de Instrucción nº 3 de Vigo requirió a dos especialistas que hicieran sendos informes periciales sobre el caso. Uno era Traumatólogo (Jefe de Unidad de Cirugía Ortopédica del Sergas en Ourense), y concluyó en su informe: "La atención médica prestada a la paciente en el Centro Médico El Castro por el Dr Larrauri me parece totalmente correcta y ajustada a la práctica médica".
   El otro era un Cirujano Vascular, también del Sergas de Ourense (aunque actualmente trabaja fuera de Galicia), quien exculpó al Cirujano Vascular de Povisa que realizó el bypass fallido, culpando al Dr Larrauri del fracaso de su operación (por el retraso en el traslado, algo que la mayoría de los peritos consideran que no es cierto).
   Pero al analizar el informe de ese Perito Vascular podemos comprobar que aceptó como buenas todas las mentiras y errores del Cirujano Vascular que realizó la amputación: como que la pierna estaba fría y morada, que tenía una parálisis por isquemia, que se había producido inicialmente una luxación de la rodilla, que no había circulación colateral y que no llegaba sangre al pie, que las pulsioximetrías no tienen valor, que era correcto hacer el bypass antes de colocar un Fijador Externo...
   Pero lo más grave es que quiso encubrir con su informe el gran error que cometió ese Cirujano Vascular que trabajaba en Povisa, quien realizó el bypass abocando la vena safena a la tercera porción de la arteria poplítea, cuando esa zona de la poplítea estaba lesionada y trombosada: y por eso no funcionó el bypass (y no por las falsas excusas que se inventó después ese Cirujano Vascular que trabajaba en Povisa).

   El perito vascular que trabajaba en Ourense escribió en su informe que cuando la paciente llegó a Povisa: "Se solicita un angioTAC desde Urgencias por parte de la Dra MFV (médico de guardia), objetivándose oclusión completa de la arteria poplítea derecha en segunda y tercera porción proximalrecanalizando en 3ª porción distal con permeabilidad de tibial anterior y tronco tibioperoneo con tibialposterior y peronea (firmado el informe a las 14:53 por el Dr. Francisco Javier Taboas Paz)". Puede comprobarse:

Imagen del texto del informe del Perito Vascular.

   Nótese que en su informe atribuyó lo que había escrito, la descripción de las lesiones presentes, al Radiólogo de Povisa, incluso poniendo que firmó ese informe a una hora determinada, dando a entender que lo que ponía en su informe era textual.
   Pero lo que realmente escribió el Radiólogo es diferente, y las diferencias son muy importantes. En su informe, firmado efectivamente a las 14:53h, dejó escrito: "Oclusión de Arteria Poplítea derecha en su tercera porción recanalizando en extremo distal de la poplítea previo a la salida de la Tibial anterior. Permeabilidad de Tibial Anterior, Tronco Tibioperoneo así como Tibial posterior y Peronea". Puede comprobarse:

Imagen del informe del angioTAC, con lo que realmente escribió el Radiólogo.

   Está claro que para el radiólogo la oclusión era de toda la tercera porción de la poplítea, hasta su extremo. Ni siquiera menciona a la segunda porción. Y eso es lo que sin ninguna duda se ve en las imágenes (ver más adelante).
   Sin embargo el Perito Vascular que trabajaba en Ourense afirmó que solo está ocluida la parte proximal de esa tercera porción, y se inventó que la parte distal no estaba ocluida, y por tanto estaba libre, sana, recanalizada. ¿Por qué hizo eso?
   Si se tratara de un error, sería un error muy elaborado. Pero es que en este caso la modificación realizada sirve para tratar de encubrir el error del Vascular de Povisa, que abocó o suturó la vena safena que usó para hacer el bypass a la tercera porción de la arteria poplítea, segmento arterial que según el Radiólogo, y según las imágenes del angioTAC, estaba ocluida y trombosada. Y por eso el bypass funcionó unos minutos y después se ocluyó, porque la sangre entraba en una zona de la arteria poplítea que tenía dañada su pared, provocando turbulencias y una acumulación progresiva de plaquetas que volvieron a formar un trombo... Aunque según la versión manipulada del informe pericial esa zona estaba sana...
  El propio Cirujano Vascular de Povisa también se confundió o mintió en su informe operatorio, pues poco después de afirmar que había hecho el bypass a la tercera porción de la poplítea (lo cual es verdad, y se comprobó en el estudio autópsico de la pieza amputada, ver más abajo), escribió: "Trombosis arteria poplítea derecha 2p y 3p proximal", esto es: que la trombosis de la poplítea estaba en la segunda porción y en la tercera porción proximal, dando a entender que la tercera porción distal (donde hizo su bypass) estaba libre y sana (algo que el angioTAC hecho una hora antes demuestra que no es verdad). Se puede comprobar:


  Un médico que acepta hacer un informe pericial a petición del juzgado se compromete a ser honrado y a decir la verdad, aunque perjudique a sus amigos. Y parece claro que ese cirujano vascular que trabajaba en Ourense no lo hizo. Manipuló la verdad para encubrir a su colega de Vigo y para condenarme. Y sabía lo que hacía.

   Termino con unas imágenes que pueden ayudar a entender lo que pasó en esa arteria poplítea, que en el momento del accidente sufrió un estiramiento que provocó una lesión de su capa íntima (la más interna), que al principìo cursó de forma larvada (sin producir obstrucción del flujo sanguíneo, ni ningún síntoma) pero que en un momento determinado (se estima que el tercer día) produjo un trombo que taponó la zona dañada de la arteria (aunque en ese mismo momento se abrió una abundante circulación colateral que mantuvo la pierna viable y sin isquemia):

Los tres segmentos o porciones de la arteria poplítea,
P1, P2 y P3, al pasar por detrás de la rodilla.

Esquema mostrando las tres porciones de la arteria poplítea 1P, 2P, y 3P.
En amarillo la zona sana, con sangre, coloreada por el contraste (ver más abajo).
Se ha dibujado la trombosis que se produjo en este caso,
que estaba ocupando la parte distal de la 2P y toda la 3P.
Ramas terminales de la poplítea: TA: tibial anterior.
TTP: tronco tibio-peroneo. P: peronea. TP: tibial posterior

Se dibuja, sobre el esquema anterior, cómo fue el bypass realizado en Povisa.
La vena safena se suturó a la tercera porción de la poplítea, una zona dañada y trombosada.
Por eso no funcionó.

Sobre las imágenes del angioTAC, que muestra las arterias funcionantes coloreadas en
amarillo por el contraste, se ha dibujado en rayas rojas el trayecto del bypass que se hizo
en la rodilla derecha; y con una "X" se marca la zona de sutura distal, en plena zona 3P
trombosada. (Nótese el excelente calibre de la tibial Posterior en la pierna derecha). 

Un Forense del IMELGA comprobó que la anastomosis distal del bypass
(marcada con la flecha que se ve más a la derecha) se hizo en la tercera
porción de la poplítea, unos dos centímetros antes de su división.

Una buena opción hubiera sido hacer el bypass al extremo de la poplítea,
a la bifurcación en TA y TTP con una sutura termino-terminal.
También se habría podido hacer directamente al TTP, o a la TP.
Abocando el bypass a zona arterial sana hubiera funcionado.

4 comentarios:

  1. He seguido este caso de cerca y tuve oportunidad de consultar documentación para ayudar al Dr Larrauri en la defensa ante las calumnias y el complot que le tendieron.
    Y también considero que alguien (si no es el Fiscal, al menos el Colegio Médico) debe tomar medidas contra ese perito mentiroso, para evitar que siga mintiendo, sabiendo que sus mentiras pueden meter en la carcel a personas inocentes y dejar sueltos a los verdaderos culpables. Y él fue elegido por sorteo, y si era amigo del Vascular de Povisa tenía que haber renunciado a hacer ese informe: él no tiene la excusa de los otros peritos, a los que el abogado de la acusación pagó para que dijeran lo que dijeron.
    Ese perito vascular mentiroso afirmó que, según su entender, la oclusión se produjo pronto, entre una, dos o tres horas después del accidente; y dijo que la pierna era inviable 12 horas tras el accidente y que las pruebas realizadas después de esas 12 horas no influirían en el resultado. Pues de ser verdad lo que afirmó, cuando el Dr Larrauri vio a la paciente por primera vez, 14 horas tras el accidente, ya no tendría ninguna posibilidad de hacer nada por salvar la pierna. Y el mendaz perito vascular afirma que cuando el Dr Larrauri vio por primera vez a la paciente tenías que haber consultado con un cirujano vascular y haber pedido pruebas de imagen. ¿En qué quedamos? Según lo que él mismo dijo, ya de nada hubiera valido lo que se hiciera. Las incoherencias son tan llamativas que hacen saltar la alarma de que está mintiendo.
    Tampoco tiene sentido en ese caso, ni sirvió para nada según él, que al llegar la paciente a Povisa los médicos de ese hospital decidieran hacerle otro angioTAC (pues para el innoble perito era evidente que no había nada que hacer para salvar la pierna, y además ya se había hecho otro angioTAC 16 horas antes). También debería reconocer que, usando sus propios argumentos, fue un error hacer una operación de bypass en una pierna que irremediablemente tenía que ser amputada. Y tampoco se entiende por qué tras la operación de bypass los traumatólogos hicieron otra operación de colocación de un Fijador Externo entre el fémur y la tibia.
    Y por último, en base a lo afirmado por el perito vascular encubridor de su colega de Povisa, éste es el primer caso en la historia en el que una pierna se amputa después de 132 horas de isquemia (más de cinco días y medio): debería salir en el libro Guinnes de los records, o mejor en el anuario de Milagros sobrenaturales, porque es algo completamente inexplicable para la ciencia. No se explica que la necrosis de todos los tejidos distales a la rodilla (pierna, tobillo y pie) no hubieran producido un síndrome de rabdomiolisis con fracaso renal y toxemia: cuando esos tejidos están más de 4 horas en isquemia inicia un proceso de metabolismo anaerobio y subsiguiente necrosis tisular, lo que puede acabar con la vida de la paciente. En la revista Sports Health el Dr Reidel publico el año 2013 el caso de un joven futbolista de 13 años que tuvo una lesión de rodilla que le produjo una trombosis de la poplítea y una isquemia: no fue diagnosticado, y tras 48 horas entró en estado de toxemia, coma séptico, y días después murió.
    Espero que se haga justicia, también con este "ejemplar" de médico perito encubridor y mendaz, que por suerte para nosotros se ha ido de Galicia. Confía en que todo se resuelva de la menor manera. Fuerza y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Añado que otra prueba irrefutable de que el inmoral vascular que trabajaba en povisa no dice la verdad es que usó la vena safena de la pierna derecha para hacer el bypass, y re-suturó las anastomosis que hizo con esa vena tres veces. Es imposible que una vena en mal estado hubiera servido para hacer un bypass y mucho menos para ser re-suturada tres veces, y es imposible que tras 80 horas de isquemia esa vena de esa pierna estuviera en buen estado: tendría que estar, como toda la pierna como tú muy bien dices, completamente necrosada. Un saludo.

      Eliminar
  2. He tenido acceso al recurso y quedo alucinado con lo que está pasando. Si el Dr. Ignacio García dice que se había producido luxación porque lo pone en los informes que le dieron (y no la había ni lo pone), y dice que en los informes que el tiene pone que en El Castro se le ponía a la paciente dolantina (un calmante fuerte) y "no era efectivo" (cuando cada vez que se lepuso media ampolla de dolantina (cuatro veces en total a lo largo de tres días y medio) siempre fue efectiva y alivió el dolor; y dice además que a él no le dieron las imágenes delangioTAC de Povisa; y dice además que él nosabía que eldomingo por la tarde nada más saber el resultado del angioTAC el Dr. larrauri se puso en contacto con el cirujano vascular Dr Lojo que fue quien indicó que se hiciera el traslado el lunes... Y además las declaraciones del Dr Lojo en fase de instrucción desaparecieron del expediente y ni la acusación ni el Fiscal lo mencionan en sus escritos... Y tanto el fiscal como la acusación se negaron a que se citara al Dr Lojo, y aunque no impidieron que acudiera por propia voluntad sí que impidieron que testificaran los médicos de povisa que habían atendido y tratado a la paciente antes de la amputacion, que tendrían mucho que decir sobre las mentiras del Dr lores, todo eso puede hacer pensar a alguien mínimamente critico y razonable que se ha producido un complot para condenar injustamente al Dr Larrauri y a El castro y salvar el pellejo del Dr Lores y de Povisa. Desde mi punto de vista los jueces implicados (el de instruccion y el de Penal) no actuaron bien, y me cuesta creer que lo hicieran de buena fe, y tengo para mi que el Fiscal y el Dr García obraron de mala fe. El abogado de la acusación basó su acusación en mentiras, y el Dr Lores actuó como un infame y cobarde calumniador. Y las Forenses hicieron un informe que no hay por donde cogerlo, incompatible con la verdad médica y con la objetividad. Y se lo vendieron a la Juez como si fuera palabra de dios. Todo un cúmulo de disparates, el despropósito más absoluto y sospechoso. Ojalá se aclare todo y sean juzgados y condenados todos ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario amigo. No solo comparto tu asombro y sensación de alucinación, sino que lo sufro. Ojalá -como dices- se haga justicia justa.

      Eliminar